Andrés

El corazón entre coplas y niebla.

Andrés, con sus cinco años, emanaba una sensibilidad que pocos niños de su edad solían tener. En su pequeño pueblo de España, mientras otros niños jugaban al fútbol o se perseguían en la plaza, Andrés encontraba consuelo en las melodías suaves de antiguas coplas españolas. Esa música le transmitía una paz que el mundo exterior a menudo le negaba.

Para él, cada nota musical era como un abrazo, una caricia que le permitía refugiarse de las tormentas que enfrentaba en su interior. La epilepsia refractaria y su condición de autismo pintaban sus días con desafíos únicos.

La “niebla”, como solía llamar a sus episodios de epilepsia, oscurecía su mundo de vez en cuando. Era un velo que lo alejaba temporalmente de todo lo que amaba. Y una vez que se disipaba, dejaba a Andrés agotado y en busca de su refugio musical.

Sin embargo, lo que más le pesaba no eran sus condiciones médicas, sino la incomprensión del mundo. Las miradas curiosas, los cuchicheos y, lo peor de todo, las risas y burlas de algunos niños que no entendían su realidad. 

Los fuegos artificiales, que solían iluminar el cielo nocturno de su pueblo en festividades, eran su peor enemigo. Lo que para otros era un espectáculo lleno de alegría, para Andrés era un ruido ensordecedor que lo sumergía en el terror.

A pesar de todo, Andrés encontró puntos de luz en su vida. Su madre, siempre su roca, lo llenaba de amor y comprensión. Y aunque eran pocos, había quienes en el pueblo mostraban un corazón amable y empático. Esos momentos de bondad, junto con las dulces coplas que llenaban su hogar daban a Andrés la fuerza para enfrentar cada nuevo día. Porque, al final, él demostraba que el amor y la música siempre encontraban su camino, incluso a través de la más espesa niebla.

Andrés es el nombre irreal de dos de nuestros niños que conviven con la epilepsia y el autismo, sobre todo con la incomprensión de una sociedad que en la mayoría de veces antepone la diversión y tradiciones al bienestar de su vecino.

¿Quieres unirte a nosotros?